Renacer aprendiendo.

Pareciera que todo lo que se vive no cambia y la realidad es que todo puede ser diferente a cada momento. 

Aprendemos todo el tiempo y aprendemos diferentes cosas de muchas formas. Habría que ser más atentos y estar más conscientes del sin fin de cosas que diariamente se nos presentan de manera distinta y de las cuales obtenemos experiencias y conocimientos. 

Muchas personas caen en el aburrimiento y en el hastío por tener siempre la misma visión de la vida sin darse cuenta de que todo es diferente a cada instante. 

Buscar con interés la forma de descubrir y disfrutar lo que el camino de la vida que hemos escogido nos enseña permite que encontremos temas y aspectos que no han sido atendidas y menos aún aprendidos. 

La falta de sentido en la vida que algunos pierden sucede porque se estancan en la visión del pasado que conservan y que les hace creer que, al no ser como la han conocido, no les ofrece nada que pueda llenar su interés. Su mente no cambia y su enfoque tampoco.

La metanoia (cambio de la manera de pensar) hace que la gente avance de acuerdo a las circunstancias que vive y aprenda a fluir con su realidad buscando nuevas formas de vida. Renace aprendiendo. Renace cambiando. Renace viendo la vida con ojos nuevos. Es cuando todo parece diferente y sin embargo todo sigue igual, lo único que ha cambiado es la visión anticuada que provoca el estado de inmovilidad y de falta de interés por todo.


Amelia Camacho Guerrero.

20 Enero 2018.