Pensamientos sobre el Karma.

La evolución kármica comprende el desarrollo de la personalidad y el refinamiento de las habilidades y aptitudes.


En tanto subsista el deseo de hacer o poseer, la consecuencia kármica continuará.


El karma une la responsabilidad por uno mismo a la ley de causa y efecto; las acciones en las vidas dan forma y contenido a la continuidad personal y al destino de cada uno.


El karma del hombre viaja con él como su sombra.


El karma es esencialmente aprendizaje. Es el principio que hace funcionar todas las cosas que hacen posible el desarrollo del alma.


Para que el karma termine deben saldarse viejas cuentas y no deben crearse otras nuevas.


Mientras exista el menor egoísmo en cualquiera de nuestras acciones, mientras seamos buenos porque esperamos recompensa, deberemos volver aquí para recibirla. Cada causa tiene su efecto, cada acción da su fruto y el deseo es el lazo que los une. Cuando se rompe el lazo que los une y se quema, termina la conexión y el alma queda libre.

Joseph Weed.



Amelia Camacho Guerrero.

23 Febrero 2015.